lunes, 14 de enero de 2013

Amigos de la infancia...







Será que ya me estoy haciendo "viejuna" como el eslogan de una página Facebook a la que me acabo de agregar (Retro Memories)... El caso es que hoy me ha dado por pensar en los amigos de la infancia. Y no sólo eso, sino que al hilo de las cuitas de Internet y después de los improperios que le dediqué por el tema de la privacidad, también le supe ver el lado bueno a este cacharro. 


Precisamente por eso, porque pensaba en esos amigos de la infancia que me encantaría reencontrar treinta años después. Sé que por aquí es posible, pero claro, para ello debería tener más datos. 



Así me viene a la memoria el primer amigo que tuve cuando iba a la escuela. Se llamaba (espero que todavía se llame, claro) Daniel. Era muy guapo, al menos a mí me lo parecía. Rubio, con ojos azules y siempre iba con su amigo inseparable René. Pero no podemos hablar de enamoramiento, puesto que el chaval por aquel entonces era bastante gamberro. Sin embargo recuerdo que una vez nos invitó a su casa a ver un cachorro de pato que tenía como mascota, jajajajja. Años más tarde, ya de adolescentes, lo reencontré en la piscina pública del barrio y nos alegramos mutuamente de ese encuentro, pues recordamos viejos tiempos.



Después recuerdo a mi querido David. Era mi compañero de fatigas en Beceite, el pueblo al que cada año íbamos a veranear. Los reencuentros anuales eran aquí de una timidez extrema. Nos costaba ese primer contacto hasta que yo sacaba la bicicleta y él me la pedía prestada. A partir de entonces el hielo se rompía por completo. ¡Hay qué ver los milagros que hace una bicicleta! Compartimos muchas travesuras. Un día nos dio por hacer autoestop al pueblo vecino, a unos 6 kilómetros. Cuando nuestros padres se enteraron, la bronca fue supina. Tendríamos unos diez u once años.



Por último recuerdo también a un primo segundo que era muy buena gente. Se llama Miguel Ángel, alias "pichurri", jejjje. Me acuerdo especialmente de un viaje que hicimos con los padres de ambos hacia el Pirineo catalán. Todo un descubrimiento en aquellos años.



En fin... son personas que te marcan de alguna manera y que no olvidas nunca, por mucho tiempo que haya pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada